"Lo Sabía! Por qué NO Aposté? Ya Hubiera Ganado!"

Cuántas veces no habré escuchado esta frase. La verdad no recuerdo la cantidad de ocasiones que al menos me percaté de que alguien lo dijera.

Si eres de los que ha mencionado la frase “Lo Sabía!” después de haber visto un resultado, entonces te interesará bastante lo que te voy a platicar.

Hay bastantes maneras en las que nuestra mente puede interpretar alguna situación de manera incorrecta.

Si es que te ha pasado, te informo que eso es completamente normal porque nuestro cerebro quiere encontrar la relación o la conexión mas sencilla y sobre todo lógica.

Sin embargo, hay que saber detectar cuándo es que estamos haciendo un error.

Pasa en la vida cotidiana, pasa en el trabajo, pasa en la escuela y también sucede en las apuestas deportivas!

Es más, te voy a contar una que hace relativamente poco sucedió con un conocido.

Era nada más y nada menos que la final de la UEFA Champions League 20162017Juventus vs Real Madrid.

Dos días antes del encuentro, esta persona estaba evaluando a quién apostarle, si a la Vecchia Signora o a Los Merengues.

Dudaba demasiado y no se decidía a quién apostarle.

No podía elegir porque tenía fundamentos para cada equipo.

Para la Juventus mencionaba que era la mejor defensa de la Champions y ya había ganado dos de tres posibles títulos para completar el famoso “Trébol”.

Por el otro lado, mencionaba que el Madrid era el campeón, que no los veía tan seguros, pero dijo que “No deja de ser el Real Madrid, el mejor equipo de las Champions de toda la historia”.

Con su análisis y con otros puntos que consideró vitales, terminó eligiendo a la Juventus. (Además de que tenía mejor cuota)

No obstante, como tu sabes el Real Madrid fue campeón de Europa y se llevó la “Orejona”.

¿Adivina qué terminó diciendo nuestro compañero?

Lo sabía! Hubiera apostado al Real Madrid!"

¿Por qué sucede esto? ¿A caso hay alguna explicación detrás de esto?

Lo hay. El hecho de que digamos “Lo sabía!” es algo psicológico y se le conoce como “El Prejuicio de Retrospectiva”.

Lo que afirma este prejuicio es que ya sabiendo la consecuencia, alteras tu recuerdo de tu análisis y pensamiento anterior favoreciendo el resultado.

Suele pasar que vez el resultado de tu apuesta, y si dudaste en el pasado o al menos consideraste otra opción, dices de una forma tan segura que lo sabías desde un principio y te lamentas por no haber tomado la otra opción.

Prácticamente modificas el recuerdo previo, haces que suene tan obvio que ya sabías la respuesta, y crees que siempre de los siempres sabías lo que iba a pasar.

Es extraño a nivel mental, pero es común en cualquiera, sobre todo con los apostadores.

Para agregar, esto causa que exista una inclinación a aceptar siempre el éxito.

Y si el aceptar el éxito es muy recurrente, tiende a interpretarse las pérdidas como “Estuve a punto de ganar”.

¿Un ejemplo claro? Las Quinielas.

Una apuesta combinada de 5 partidos, se aciertan 4 y fallas 1…¿Crees que es éxito el haberle atinado a 4 y fallar 1?

“Estuve muy cerca de ganar! Sólo a un partido le fallé!”

Obviamente estuvo “cerca” de ganar, pero a final de cuentas no ganó. Además, apostar en quinielas NO es recomendable ;)

Por naturaleza, a los apostadores no les gusta perder y no están dispuestos a aceptar que perdieron.

En fin, ya hablando más del prejuicio de retrospectiva, todo parece indicar que es casi imposible eliminarlo por completo, pero te tengo buenas noticias…Se puede reducir mucho!

Una de las formas es preguntándote a ti mismo qué tan posible era el resultado que dijiste “Lo sabia!”.

Es decir, sentarte, pensar el resultado, pensar en lo sucedido, y ver qué tan probable era.

Otra de las formas es preguntándote qué es más importante a la hora de apostar…¿Acertar o ganar dinero?

¿Qué prefieres, atinarle a más partidos o terminar con dinero en la bolsa?

Seguramente preferirás ganar más dinero y ser un triunfador en las apuestas!

Author

Samo

No hay sensación más bella que el ver la pelota rodando